• Dunia Romero

Mamá Grinch

Pues sí, soy una mamá Grinch. Como muchas otras que deben haber en todo el mundo.

Técnicamente no pertenezco a ninguna religión. No he sido bautizada y mi hijo tampoco. Mis papás siempre han sido agnósticos, a pesar de que vivimos en un país donde la mayoría de la población es Católica.


Quiero seguir criando a mi hijo con un pensamiento crítico, abierto y honesto sobre mis creencias para que él mismo, sin mucha influencia mía, pueda decidir (más adulto) si pertenecer o no a una religión. No es mi intención obligarlo a creer en algo que ni yo misma creo. Pero tampoco limitarlo a estar abierto a aprender y a conectarse con la divinidad (cualquiera que sea).


Lo cierto es que desde que nació, en ningún momento lo he animado con el tema de la Navidad. Ni siquiera le he explicado aún qué es la Navidad (estoy esperando crezca un poquito más para explicarle). Todo lo que sabe lo ha ido aprendiendo de la misma sociedad: de las decoraciones en parques y centros comerciales, de la publicidad de regalos y juguetes, de las imágenes de Santa Claus y los nacimientos.

Mientras él mira y aprende de todo lo que ve a su alrededor, yo me mantengo al margen sin prohibirle ni desilusionarlo y por supuesto que cada vez que me lo pide, le tomo foto con Santa, con los renos, con los muñecos de nieve, con todo lo que él quiera.


En nuestra casa no hay "espíritu Navideño": no hay decoraciones, ni arbolito de Navidad, no hay lucecitas, ni regalos. Yo ni siquiera le compro regalos de Navidad (suficientes regalos le dan mis tíos y primos) y a pesar de que en mi casa nunca se cocina cena Navideña, siempre vamos donde mi familia a cenar y compartir con todos un momento especial de unión y amor, que al final de todo, es el verdadero significado de la Navidad.


Felices fiestas 2019 a todas las mamás, a las que son Grinch como yo y a las que no jaja.




20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo